Saltar al contenido

Acantosis Nigricans

La acantosis nigricans (AN) es una afección cutánea que se reconoce por las zonas oscuras y gruesas de la piel que provoca, principalmente en los pliegues del cuello y las axilas. Esta dermatosis suele ser bastante benigna y estar asociada a la obesidad, pero también puede ser un signo de una enfermedad subyacente como un tumor maligno.

 

Acantosis Nigricans

Síntomas

La aparición de zonas de piel más oscuras, gruesas, ásperas y secas, pero indoloras, es característica de la acantosis nigricans. Su color se debe a la hiperpigmentación (aumento de la melanina) y al engrosamiento de la hiperqueratosis (aumento de la queratinización). Pueden desarrollarse crecimientos similares a verrugas. Estas manchas pueden aparecer en todas las partes del cuerpo, pero afectan preferentemente a los pliegues de la piel, en el cuello, las axilas, la ingle y la zona genital. Se ven con menos frecuencia en las rodillas, los codos, los pechos y el ombligo. Un diagnóstico preciso debería descartar la enfermedad de Addison [[+link]] que causa manchas similares.

 

Los orígenes de la enfermedad

Los investigadores sospechan que la acantosis nigricans es una reacción de resistencia de la piel a los altos niveles de insulina, la hormona producida por el páncreas que regula la glucosa en la sangre. Esta resistencia a la insulina puede estar asociada con una variedad de trastornos, incluyendo la obesidad y la diabetes de tipo 2. En su forma leve, la más común y conocida como pseudoacantosis nigricans, es una afección cutánea asociada a la obesidad y reversible con la pérdida de peso. Los medicamentos también pueden causar algunos casos, como las hormonas de crecimiento o algunos anticonceptivos orales.

La acantosis nigricans también puede ser un signo externo y visible de un trastorno silencioso subyacente. Afortunadamente, esta forma maligna es mucho más rara porque la enfermedad causante suele resultar ser un tumor agresivo: se produce en 1 de cada 6.000 pacientes con cáncer, afectando sobre todo al sistema gastrointestinal o genitourinario. La esperanza de vida media de un paciente con AN maligno se reduce a unos pocos años. (1)

 

Factores de riesgo

Los hombres y las mujeres se ven afectados por igual y la acantosis nigricans puede aparecer a cualquier edad, pero preferiblemente en la edad adulta. Cabe señalar que las personas de piel oscura se ven afectadas con mayor frecuencia, por lo que la prevalencia de la AN es del 1 al 5% entre los blancos y del 13% entre los negros. (1) Esta manifestación cutánea se observa en aproximadamente la mitad de los adultos con obesidad severa.

La enfermedad no es contagiosa. Hay casos familiares de AN, con transmisión autosómica dominante (que induce a que una persona afectada tenga un riesgo del 50% de transmitir la enfermedad a sus hijos, niñas y niños).

 

Prevención y tratamiento

El tratamiento de la AN benigna consiste en reducir el nivel de insulina en la sangre mediante una dieta adecuada especialmente porque la AN puede ser un signo de advertencia de la diabetes. En este caso se puede llevar una dieta naturista, la cual puede llevar a resultados increíbles, ya que al no consumir ningún tipo de medicamento sus riñones quedarán intactos ante cualquier posible complicación futura. Puede integrar frutas y verduras tales como la remolacha, espinacas aceitunas negras, arándanos, plátano macho. Semillas y frutos secos tales como la nuez, almendras, etc. También puede integrar la canela e incluso trigo. Es cuestión de probar y ver cual se adapta mejor a sus gustos.

En todos los casos, es necesario consultar a un dermatólogo si aparece una zona de piel más oscura y gruesa. Cuando se produce una AN en una persona que no tiene sobrepeso, se debe realizar un examen minucioso para asegurarse de que no está relacionada con la presencia subyacente de un tumor.