Los múltiples Beneficios de Comer la Sandía en Ayunas para el cuerpo humano

La sandía es, con mucho, una de las frutas más poderosas en cuanto a poder curativo para el cuerpo.

Los increíbles beneficios de la sandía para la salud abarcan toda la zona del cuerpo, desde el cerebro hasta los pies.

Algunas de las mejores sandías que se conocen son las de Costa Rica.

La fruta allí es increíble, y un 80% más sabrosa que la que se compra en las tiendas norteamericanas.

El mejor momento para disfrutar de esta fresca, suculenta y jugosa sandía es el verano, cuando está en temporada, ya que ofrece una serie de nutrientes, vitaminas y minerales.

 

La sandía es rica en antioxidantes, nutrientes y vitaminas A y C

Se utiliza mucho para preparar jugos y para acompañar las comidas.

También contiene licopeno y betacaroteno, dos sustancias que ayudan a prevenir y tratar el cáncer.

Cuanto más madura está, más beneficios aporta a nuestra salud.

El 90% del contenido de una sandía madura es agua.

Por lo tanto, esta fruta se utiliza ampliamente como coadyuvante para tratar afecciones como la deshidratación grave, el cólico nefrótico y la anemia.

Con esto en mente, en este artículo, vamos a presentarte algunos de los muchos beneficios de esta maravillosa fruta.

 

Pero primero veamos que nutrientes aporta y en que nos ayuda cada uno de ellos.

 

Carotenoides

La sandía contiene una gran variedad de carotenoides como luteína, zeaxantina, criptoxantina y licopeno.

Los carotenoides son antioxidantes.

Una de las muchas funciones de los antioxidantes es proteger a las células de los radicales libres, que están relacionados con enfermedades graves como el cáncer y las cardiopatías.

El licopeno da el color rojo y la zeaxantina el color amarillo a la carne de algunas sandías.

El licopeno contribuye al buen funcionamiento del corazón y puede prevenir ciertos tipos de cáncer, como el de próstata y el de mama.

Además, contribuye a una intensa protección de la piel contra las radiaciones nocivas del sol.

 

Vitamina A

La sandía contiene b-carotenoides, que se convierten en vitamina A.

De hecho, 100 g de sandía proporcionan aproximadamente una quinta parte de las necesidades diarias de vitamina A de un adulto.

Esta vitamina contribuye a mejorar la vista y refuerza el sistema inmunitario, entre otros beneficios.

 

Vitaminas B

La sandía contiene vitaminas del grupo B como la B1, B5 y B6.

En particular, la B6 participa en la síntesis de neurotransmisores cerebrales como la serotonina, la melatonina y la dopamina, que se sabe que ayudan a regular la ansiedad y el miedo.

 

Vitamina C

La sandía es una excelente fuente de vitamina C, que favorece la salud de la piel y refuerza el sistema inmunitario.

 

Potasio

La sandía es una excelente fuente de potasio, que ayuda a reducir la presión arterial.

 

L-Citrulina

La L-Citrulina (que se encuentra principalmente en la parte blanca de la corteza) es un aminoácido que se convierte en L-arginina.

La L-arginina y la L-citrulina participan en la síntesis de ΝΟ (óxido nítrico) y mejoran la circulación sanguínea y el ciclo de la urea.

 

Fibra

La sandía es una excelente fuente de fibra dietética.

La fibra dietética estimula el buen funcionamiento del sistema digestivo y controla los niveles de colesterol.

Sin embargo, las sandías contienen una cantidad considerable de FODMAPs.

Se trata de oligo, di, monosacáridos y polialcoholes fermentables, que pueden tener efectos negativos en las personas con síndrome del intestino irritable.

 

Carbohidratos

El contenido en hidratos de carbono de la sandía se acerca a los 7,2 g por cada 100 g.

De ellos, 6,2 g son azúcares como la glucosa, la fructosa y la sacarosa.

 

Grasas

100 g de sandía contienen menos de 0,2 g de grasa.

La sandía es increíblemente hidratante (¡contiene hasta un 92% de agua!).

Y es naturalmente baja en grasa.

Incorpora esta fruta en tu dieta diaria y disfrutarás de increíbles beneficios que van desde la mejora de la salud cardiovascular hasta el aporte de nutrientes para los ojos y el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Lee a continuación y compruébalo tú mismo.

 

Beneficios de la sandía

Mejora la salud cardiovascular y ósea

El licopeno de la sandía es especialmente importante para nuestra salud cardiovascular y ahora se reconoce como un factor importante para la salud ósea.

El consumo elevado de sandía también se ha correlacionado con una mejor función cardiovascular, ya que mejora el flujo sanguíneo a través de la vasodilatación (relajación de la presión sanguínea).

Puedes Leer:   Como Obtener Dinero Rapido 10 Estrategias Fáciles y Efectivas de Hacer

El licopeno en la dieta (contenido en alimentos como la sandía o los tomates) reduce el estrés oxidativo, que normalmente disminuye la actividad de los osteoblastos y los osteoclastos (las dos principales células óseas implicadas en la patogénesis de la osteoporosis), lo que se traduce en huesos más fuertes para los consumidores de alimentos ricos en licopeno.

La sandía también es rica en potasio, que ayuda a fijar el calcio en el cuerpo, contribuyendo a fortalecer los huesos y las articulaciones.

 

Reduce la grasa corporal

Se ha demostrado que la citrulina de la sandía reduce la acumulación de grasa en nuestras células adiposas.

La citrulina es un aminoácido que se convierte en arginina con la ayuda de los riñones.

Cuando nuestro cuerpo absorbe la citrulina, puede convertirla en arginina, si es necesario.

El consumo de citrulina bloquea (a través de una serie de pasos) la actividad de la TNAP (fosfatasa alcalina tisular no específica), lo que hace que nuestras células grasas produzcan menos grasa, ayudando así a prevenir la sobreacumulación de grasa corporal.

beneficios-de-la-sandia-para-perder-grasa

 

Apoyo antiinflamatorio y antioxidante

La sandía es rica en compuestos fenólicos como flavonoides, carotenoides y triterpenoides.

El carotenoide licopeno de la sandía es especialmente útil para reducir la inflamación y neutralizar los radicales libres.

El tripterpenoide cucurbitacina E, que también está presente en la sandía, proporciona un apoyo antiinflamatorio al bloquear la actividad de las enzimas de la ciclooxigenasa que normalmente conducen a un mayor efecto inflamatorio.

Asegúrate de elegir sandías maduras, ya que contienen mayores cantidades de estos compuestos fenólicos beneficiosos.

Y además son las más deliciosas.

 

Diurética y un gran apoyo renal

La sandía es un diurético natural que ayuda a aumentar el flujo de orina, sin forzar los riñones (a diferencia del alcohol y la cafeína).

La sandía ayuda al hígado a procesar el amoníaco (productos de desecho de la digestión de las proteínas), lo que alivia la presión sobre los riñones al tiempo que elimina el exceso de líquido.

 

Apoyo muscular y nervioso

Rica en potasio, la sandía es un gran electrolito natural, por lo que ayuda a regular la acción de los nervios y los músculos de nuestro cuerpo.

El potasio determina el grado y la frecuencia con que se contraen nuestros músculos y controla la excitación de los nervios de nuestro cuerpo.

 

Alcalinizantes

La sandía madura tiene un efecto alcalinizante en el organismo.

Comer muchos alimentos alcalinizantes (frutas y verduras frescas y maduras) puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad causada por una dieta alta en ácidos (es decir, carne, huevos y productos lácteos).

 

La sandía fortalece el corazón

La sandía contiene citrulina, que se convierte en arginina.

Estos dos aminoácidos favorecen el estado de las arterias, la fluidez de la sangre y la función cardiovascular en general.

La arginina y la citrulina son necesarias para la producción de óxido nítrico, que contribuye a la elasticidad de las arterias y los vasos sanguíneos.

 

La sandía mejora la disfunción eréctil

Aunque pueda resultar sorprendente, la sandía tiene propiedades similares a las de los dilatadores de los vasos sanguíneos utilizados para tratar la disfunción eréctil.

La controversia sobre este efecto de la sandía es que no hay detalles sobre la cantidad exacta que se debe consumir para mejorar esta condición.

Sin embargo, este beneficio atribuido a la sandía está al alcance de cualquiera que se atreva a probar su efecto para tratar esta disfunción.

 

Mejora la salud ocular

La sandía es una maravillosa fuente de beta-caroteno (ese rico tono rojo de la sandía = beta-caroteno) que se convierte en el cuerpo en vitamina A.

Ayuda a producir pigmento en la retina del ojo, protege contra la degeneración macular relacionada con la edad y previene la ceguera nocturna.

La vitamina A también mantiene sanos la piel, los dientes, los tejidos blandos y esqueléticos y las membranas mucosas.

 

Apoyo inmunológico, curación y prevención de daños celulares

El contenido de vitamina C de la sandía es sorprendentemente alto.

La vitamina C desempeña un papel importante en la mejora de nuestro sistema inmunitario, ya que mantiene la integridad redox de las células y las protege así de las especies reactivas del oxígeno (que dañan nuestras células y el ADN).

El papel de la vitamina C en la cicatrización de heridas también se ha observado en muchos estudios, ya que es esencial para la formación de nuevo tejido conectivo.

Puedes Leer:   5 Grandes Ideas de Decoracion de salon o Sala de Estar Totalmente Modernas

Las enzimas que intervienen en la formación de colágeno (el principal componente de la cicatrización de las heridas) no pueden funcionar sin la vitamina C.

Si sufres heridas de cicatrización lenta, aumenta tu consumo comiendo fruta rica en vitamina C, como en este caso, la sandía.

 

 

En resumen

La sandía o «watermelon» está, como su nombre indica, llena de agua (92%).

 

En periodo de fuertes calores, nos preserva de la deshidratación.

 

También es un excelente diurético, que alivia la retención de líquidos.

 

Es eficaz en caso de edema.

 

La sandía contiene potasio, que es eficaz contra los calambres y dolores musculares.

 

También son buenas para el corazón, las semillas de sandía dilatan los vasos sanguíneos, reducen la presión arterial alta y, por tanto, previenen las enfermedades cardiovasculares.

 

La sandía contiene un potente antioxidante, el licopeno.

Frena el desarrollo de las células cancerosas, protege el organismo de las enfermedades cardiovasculares y la piel de los efectos nocivos del sol.

 

La sandía contiene muchas vitaminas: vitamina C (11mg/100g) que refuerza nuestro sistema inmunitario, betacaroteno (pro vitamina A) que interviene en la visión y vitamina B6 para la formación de tejidos y el buen funcionamiento del sistema nervioso.

 

Muy bajo en calorías (30kcal/100g), cero en colesterol, es perfecto para las dietas.

Además, su riqueza en agua consigue rápidamente una sensación de saciedad.

Se recomienda para las personas con sobrepeso.

 

A nivel digestivo, comer sandía puede aliviar la acidez y reducir las flatulencias.

También purifica el colon, el hígado, los riñones, el tracto urinario y libera al cuerpo de los parásitos intestinales.

 

A nivel sexual, las semillas de sandía contienen citrulina, un aminoácido con poder vasodilatador.

Así, la sandía puede reducir la disfunción eréctil.

 

Las semillas también pueden estimular la memoria y tienen propiedades laxantes y antiinflamatorias.

 

La corteza de la sandía tiene propiedades antifúngicas, frena el crecimiento de los hongos.

 

La sandía no está contraindicada para las mujeres embarazadas.

 

La sandía en la cocina

Se puede comer como entrante o como postre o en una ensalada de frutas.

También es muy agradable y refrescante en sorbete, batido, sopa fría o jugo.

 

Valor nutricional de la sandía

Calorías (30kcal/100g), Carbohidratos (7g/100g), Grasas (0,08g/100g), Potasio (179mg/100g) Magnesio (12,6mg).

 

La sandía puede provocar irritación gástrica cuando se hiela.

 

Ideas gourmet:

Para variar tus ensaladas, tuesta las semillas de sandía y luego agrégales un poco de sal de grano.

 

Mermelada de corteza de sandía

Cocer la corteza de la sandía con su ½ peso en azúcar en una base de agua.

Añade cáscara de limón.

Para una mermelada de sandía, prefiere el «jengibre» de sandía que sólo se come cocido.

 

Batido

Mezcla un cuarto de sandía con 10 fresas.

Añade el jugo de un limón exprimido y un vaso de agua con gas.

 

Elija y almacene bien su sandía

Prefiera una sandía pesada, será rica en agua y por lo tanto mejor.

Se puede almacenar a temperatura ambiente.

 

Uso interno

Infusión de semillas de sandía para depurar los riñones

Hervir 4 cucharaditas de semillas de sandía trituradas en agua.

Filtrar las semillas y beber.

 

Jugo de sandía para disfrutar de las virtudes de la sandía

Quitar la corteza, mezclar los trozos de sandía.

Añadir el jugo de limón y las hojas de menta.

Se puede conservar en un lugar fresco durante 24 horas.

 

Sandía y consejos de belleza

Remedio contra los hongos

Frotar la cáscara de la sandía sobre la piel y aclarar.

Este consejo también se puede utilizar para las pieles con tendencia al acné.

 

Para tonificar la piel

Un algodón empapado en jugo de sandía tonifica la piel, elimina el sebo y cierra los poros de la piel.

 

Mascarilla natural

Tritura la parte blanquecina de la corteza de la sandía, mézclala con una cucharada de requesón y harina para espesar la mezcla.

Aplicar sobre el rostro y aclarar.

El aceite de semillas de sandía se utiliza para hidratar la piel y nutrir el cabello.