5 Beneficios que Recibirá tu Piel por Comer Melón

Colorido, refrescante, dulce, jugoso, fragante… El melón es el alimento del verano por excelencia.

Además de sus ventajas gustativas, esta fruta está llena de muchas virtudes.

Descubre las múltiples propiedades de este aliado de la salud que se cuela en nuestros platos con la llegada de los días soleados.

Frambuesa, cereza, sandía, melocotón, ciruela… A partir de junio, las principales frutas de la temporada estival ocupan con orgullo un lugar en los puestos del mercado.

Entre ellos, encontramos el melón.

En contra de la creencia popular, este alimento africano no es una fruta: el melón se considera botánicamente una verdura, a pesar de su sabor dulce.

Pertenece a la familia de las cucurbitáceas, como el calabacín, la calabaza o el pepino.

¿Cuáles son los diferentes melones?

El melón es una hortaliza que tiene diversas variedades.

Puede ser verde, naranja, amarillo, bien redondeado, ligeramente ovalado, con una corteza lisa o rugosa.

La variedad más conocida es el melón Charentais o Cantaloupe, a veces también llamado melón Cavaillon.

¿Su particularidad? Es muy dulce.

Sin embargo, hay otros: el melón Galia, de corteza amarilla y carne verde pálida.

Esta variedad también es dulce y fragante.

Otra especie es el «canario», que es alargado, de color amarillo brillante y cuya carne es blanca.

La lista no termina aquí.

Existen otras variedades, como el melón verde oliva o el melón de invierno, cuya corteza es lisa o arrugada y de color verde claro u oscuro.

Esta especie de carne blanca es jugosa y dulce, pero no tiene aroma.

También puede encontrar este alimento estrella del verano en otra forma: el melón o pepino armenio, que tiene todas las características de un pepino.

Esta hortaliza es delgada, de color verde y a veces puede superar el metro de longitud.

¿Cuáles son los valores nutricionales del melón?

El melón es una de las frutas menos calóricas.

Se compone de un 90% de agua y un 10% de azúcar.

Esta hortaliza, rica en vitaminas, tiene una media de 30 a 40 calorías por cada 100 g, dependiendo de su contenido en azúcar, que puede variar.

Es uno de los alimentos con mayor concentración de betacaroteno (2020µg por 100g), junto con las zanahorias y los mangos.

El potasio (335 mg por 100 g) es uno de los primeros minerales que contiene el melón en grandes cantidades.

Le siguen de cerca el fósforo (23,6 mg por 100 g), el magnesio (18,9 mg por 100 g) y el calcio (12,3 mg por 100 g).

A estos minerales también se les añade zinc, sodio y hierro en menores cantidades.

Los melones también son especialmente ricos en vitamina C (28,8 mg por 100 g) y vitamina B9 (23,3 µg por 100 g).

Cuando llega el verano, ¡qué placer encontrar el melón en los puestos del mercado! Pero esta fruta, sutilmente dulce y de delicioso sabor, no sólo es buena para nuestro paladar: también lo es para nuestra salud.

Los beneficios del melón amarillo (también llamado melón dulce) son muchos.

Es una fruta dulce y que quita la sed, perfecta para el clima caluroso, sobre todo si se consume frío en la nevera, como agua de fruta o en jugo.

El melón amarillo es una especie de fruta que pertenece a un grupo de cultivares de melón llamado científicamente Cucumis melo entre los que se encuentran Inodorus como, la casaba o el melón mixto.

Es una fruta baja en calorías, también rica en nutrientes y deliciosa, que puede comerse sola, en ensaladas, batidos, meriendas saludables o postres.

Por lo tanto, hacer que el melón amarillo forme parte de su dieta tendrá definitivamente un impacto positivo en su salud.

Contiene mucha agua, favorece la pérdida de peso, mejora el crecimiento del cabello y el brillo de la piel.

Además, reduce el riesgo de hipertensión arterial, eliminando así el riesgo de enfermedades cardíacas.

Además, también contiene potasio, tiamina, ácido pantoténico, niacina y cobre.

Aquí tienes algunos beneficios para la salud del melón

El melón reduce la presión arterial

Un beneficio importante del melón es el de equilibrar una presión sanguínea óptima, al tiempo que reduce los calambres musculares.

Esto se debe al alto contenido de potasio y al bajo contenido de sodio del melón amarillo.

Una buena noticia para las personas propensas a la hipertensión arterial: se sabe que el potasio que contiene el melón (300 mg/100 g) contrarresta los efectos nocivos de una dieta demasiado rica en sal y, por tanto, reduce el riesgo de hipertensión arterial.

Puedes Leer:   Batido de avena para adelgazar

Y lo que es más importante, una dieta rica en frutas y verduras ayuda a reducir la presión arterial y la probabilidad de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Aumento de la densidad ósea

No lo pensarías, pero el melón es una fruta bastante rica en calcio.

Un mineral que, como recordatorio, interviene en la (buena) formación de nuestros huesos y dientes.

Y cuando sabemos que una carencia de calcio rima con riesgo de fracturas, problemas dentales, pero también con pérdida de cabello y debilitamiento de las uñas.

Los nutrientes del melón, como el potasio, el folato, el calcio, el zinc y la vitamina K, son responsables de reparar y mantener unos huesos fuertes.

Las enfermedades óseas, como la osteoporosis, se combaten en una fase temprana, antes de que penetren profundamente en los huesos.

Por consiguiente, el magnesio es un nutriente esencial para la salud de los huesos.

Comer melón para tener una piel sana

La vitamina C y los carotenoides presentes en el melón amarillo son muy útiles para la piel.

La ingesta adecuada de vitamina C favorece la producción adecuada de colágeno, necesario para reparar y mantener una piel brillante y sin arrugas.

Se suele decir que, gracias a su riqueza en betacaroteno, el melón es un alimento que activa la producción de melanina y el bronceado, para un brillo saludable muy apreciable.

Pero eso no es todo: el melón también favorece la producción de colágeno (para una piel menos flácida, más elástica y menos arrugada) y la cicatrización.

El melón dulce es una buena fuente de antioxidantes que protegen contra la radiación ultravioleta que daña la piel y que puede causar cáncer de piel.

La vitamina C también ayuda a que las heridas se curen rápidamente.

beneficios-del-melon-para-la-piel

 

Melón para un buen refuerzo inmunológico

Fortalecer el sistema inmunológico es un excelente beneficio del melón amarillo.

Esto se debe a su riqueza en vitamina C.

La vitamina C desempeña un papel fundamental en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, es decir, nos protege del estrés oxidativo ecológico.

La falta de vitamina C o su ingesta insuficiente expone al organismo a las infecciones porque su inmunidad es débil y no puede proteger a todo el cuerpo contra enfermedades inesperadas.

Melón para mantenerse hidratado

El melón es una fruta que está compuesta por un 90% de agua.

Esto significa que, en verano, para refrescarse y evitar la deshidratación, no hay que dudar en comerlo.

Y no te preocupes por tu cintura: el melón a pesar de ser muy dulce tiene pocas calorías.

Contra la retención de líquidos

Para los que tienden a hincharse: gracias a su alto contenido en agua, potasio y calcio, el melón tiene interesantes propiedades diuréticas.

Esto significa que nos ayuda a eliminar el exceso de líquidos almacenada en el cuerpo, ¡y evita la hinchazón que conlleva!

Contra el cáncer

Es difícil ocultarlo con su bonito color naranja: el melón es una fruta rica en carotenoides.

Antioxidantes que han sido citados en numerosos estudios sobre la prevención del cáncer… Otra buena razón para comer mucho melón, ¿verdad?

Contra el dolor articular

Al igual que la mayoría de las verduras de color naranja (zanahoria, calabaza, boniato, etc.), el melón es un alimento rico en betacaroteno.

Un pigmento que tiene la particularidad de proteger nuestras articulaciones de las afecciones inflamatorias, como la artritis.

Contra el estreñimiento

Por su alto contenido en fibra soluble, el melón es uno de los alimentos que conviene consumir en caso de estreñimiento.

En efecto, las fibras que contiene tienen un efecto beneficioso sobre el tránsito intestinal, que aceleran (¡suavemente!).

Para una buena salud vascular

El melón contiene adenosina, un potente vasodilatador que contribuye a la salud del corazón.

Gracias al melón, podemos minimizar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de accidentes cerebrovasculares.

Otro beneficio importante: Consigue una mejor digestión.

Una dieta rica en fibra mejora el intestino, en la misma línea, favorece el buen movimiento intestinal y reduce el riesgo de estreñimiento; sobre todo, ayuda a equilibrar los niveles de colesterol al regular la digestión.

Por lo tanto, intenta aumentar tu consumo de frutas y verduras.

El melón favorece la salud del cerebro

El melón dorado es rico en folato y vitamina B6, que desempeñan un papel importante en el buen funcionamiento y desarrollo del cerebro.

La falta de folato y vitamina B6 puede afectar a la salud mental.

También puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Perder peso

Un beneficio considerable del melón amarillo es su ayuda en la pérdida de peso.

Puedes Leer:   Beneficios del durazno en el embarazo

Las bajas calorías de este melón son la elección perfecta de fruta para aquellos que quieren perder peso.

Una taza contiene 64 calorías, lo que es poco, aunque la clave sigue siendo la moderación para no consumir toda la fruta en exceso.

Es un alimento saludable que se puede picar cuando se tiene antojo de algo dulce, pero contando las calorías, las vitaminas y los minerales de esta fruta ayudan a mantenerse bien nutrido.

El melón ayuda a mejorar la vista

Los fitonutrientes básicos esenciales para una buena visión, como la zeaxantina y la luteína, presentes en el melón dulce, ayudan a mejorar la visión.

El betacaroteno que contiene el melón es un pigmento precursor de la vitamina A: esto significa que una vez en nuestro organismo, en contacto con otros elementos, se transformará en vitamina A.

Una vitamina antioxidante que tiene un efecto beneficioso para nuestra vista (protege nuestra retina y nos permite ver mejor por la noche).

Por último, gracias a este nutriente esencial que contienen estas frutas, se reduce el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad y de trastornos de la visión o deficiencia visual.

¿Cómo elegir y conservar el melón?

El melón es una fruta que puede obtenerse durante todo el año dependiendo de su variedad o de su origen.

Sin embargo, es preferible respetar su estacionalidad, de junio a septiembre, para disfrutar de su sabor.

Hay varios consejos para elegir el melón.

El primer paso es pesarlo: cuanto más pesado sea el melón, más azúcar contiene.

El segundo paso es comprobar el pedúnculo, la cola del melón.

Si empieza a desprenderse, significa que la fruta está madura y lista para ser consumida.

Un melón de calidad es fragante y firme.

Por lo tanto, es aconsejable olerlo y sentirlo a la hora de elegirlo.

Poca gente lo sabe, pero las rayas dicen mucho de la fruta: un buen melón tiene rodajas marcadas.

Para conservar esta fruta, debe colocarse en un lugar seco, a temperatura ambiente, si aún no está madura, y en el frigorífico en un film de plástico, si lo está.

¿Cómo se come el melón?

El melón es un alimento que deleita el paladar de grandes y pequeños.

En batidos, en sopas congeladas, en sorbetes, en helados, en batidos, en mermeladas, en macedonias o simplemente en rodajas, esta fruta se puede comer con todo tipo de salsas, para el desayuno, el almuerzo, la merienda o la cena.

El melón puede servirse como entrante, aperitivo o postre.

Se puede combinar con albahaca, jamón curado (Bayona, Parma, Serrano) y queso feta.

Si se quiere disfrutar de ella de forma dulce, es preferible asociarla con frutos rojos y cítricos.

Aunque los melones tienen muchas ventajas nutricionales, tienen un pequeño inconveniente.

Esta fruta puede ser difícil de digerir y causar hinchazón.

Para evitar este inconveniente, es aconsejable comerlo al principio y no al final de la comida.

La razón es sencilla: el melón se digiere rápidamente, pero si el camino entre el estómago y el intestino delgado no está despejado, la digestión puede ser más complicada.

Por lo tanto, lo ideal es comerlo media hora antes de la comida o tres horas después.

Mermelada de melón

Una compota ligera, refrescante y ligeramente dulce elaborada a partir de melones amarillos de temporada tardía.

Sirve la mermelada de melón sobre una rebanada de pan tostado integral o mezclada con un yogur bajo en grasa para una mejor opción de desayuno.

La mermelada de melón se sirve en muchos hoteles de lujo.

Y especialmente en los desayunos.

Pero cualquiera puede prepararlo con la siguiente receta.

Ingredientes sencillos para la mermelada de melón:

Melón de su elección, se puede utilizar el melón de miel, pero los melones persas también son maravillosos en la temporada.

Jugo de lima (ayuda a la conservación)

2 cucharadas de miel por melón

Esto es un gran regalo bajo en azúcar.

A no ser que pienses comerte un tarro entero de mermelada a la vez, esta es una cantidad razonable de azúcar.

Pasos de preparación:

Retire y deseche las semillas del melón, corte y retire la piel, corte la pulpa en trozos pequeños

Picar la pulpa del melón en trozos muy pequeños (aproximadamente un cuarto de pulgada)

Añade todos los ingredientes a una olla mediana

Cocinar y remover constantemente a fuego alto / medio-alto durante 10-15 minutos.

Se deja hervir durante todo el tiempo.

Se deja enfriar y está lista para consumir.