Saltar al contenido

Caspa tratamiento medico

Nos rascamos, nos pica, nos ruborizamos, nos aparece la caspa… El cuero cabelludo indica malestar. Es hora de reaccionar y tratarla con soluciones adecuadas.

 

Desde un simple rasguño hasta un problema más serio de psoriasis, ¡el cuero cabelludo puede ponernos a todos nerviosos! Hoy en día, el problema de la caspa y del cuero cabelludo sensible afecta a uno de cada dos hombres, pero también afecta al 44% de las mujeres. El conocimiento fisiológico del cuero cabelludo ha evolucionado: el «efecto reservorio» del folículo sebáceo es un descubrimiento científico importante, explica el Dr. Vincent Durosier, médico generalista y director médico de los Laboratorios Ducray. Las pequeñas moléculas activas contenidas en los productos de tratamiento penetran desde la base del cabello hasta la dermis y, por lo tanto, actúan durante un largo período de tiempo. Claramente, una vez aplicado en el cuero cabelludo, un champú o loción sigue siendo eficaz durante 24 horas y hasta varios días.

 

 

Además, los champús para los problemas del cuero cabelludo han mejorado significativamente recientemente. Los laboratorios ahora ofrecen productos que son mucho más agradables de usar, gracias a los productos galénicos similares a los champús tradicionales. Estos productos, que antes eran muy médicos, «se han convertido en verdaderos productos para el cuidado de la belleza del cabello, que también conservan el brillo y la luminosidad», dice el Dr. Durosier. Ya no se puede elegir entre la eficacia y la suavidad, sobre todo porque los problemas del cuero cabelludo se asocian generalmente con el cansancio y la falta de tono del cabello. La eficacia a largo plazo también significa un tratamiento más eficaz…

 

Para caspa simplemente, un tratamiento anticaspa

En su estado normal, el cuero cabelludo está cubierto de escamas que se eliminan naturalmente durante el lavado y el cepillado. A veces este proceso se sale de control y se interrumpe. La caspa aparece entonces en forma de escamas visibles más o menos gruesas, blancas o amarillas, adherentes o que caen en la nieve sobre los hombros según la naturaleza del cuero cabelludo (tendencia grasa o seca).

 

En causa, todo lo que puede atacar la piel del cuero cabelludo, ya sean factores internos (estrés, enfermedad, fatiga) o externos (contaminación, cosméticos, calor, frío, fricción). Frente a estas agresiones, el cuero cabelludo reacciona y su renovación epidérmica se deja llevar. Más gruesa, la capa de células córneas se descama significativamente en forma de caspa. La inflamación provoca la proliferación de un hongo, la malassezia, presente de forma natural en el cuero cabelludo. Se abre un círculo vicioso. La multiplicación del hongo causa inflamación, la cual desarrolla hiperproliferación de queratinocitos que, a su vez, alimenta al hongo.

 

Se evita la fricción excesiva, especialmente el fregado del cuero cabelludo. Pero también las agresiones debidas a pinceladas intempestivas, peinados demasiado apretados como las trenzas, el calor del secador, el uso de detergentes demasiado agresivos y productos oclusivos para peinar (que contienen, por ejemplo, parafina).

 

Un champú simple es suficiente si la base de lavado suave contiene un antifúngico para limitar el desarrollo del hongo (piroctona olamina, piritiona de zinc, ictiol), un activo calmante para aliviar la irritación (bisabolol, glicocol) y un queratolítico para eliminar las escamas del cuero cabelludo (ácido salicílico, guanidina glicolato). Los productos de cuidado miman la fibra capilar (glicerina, aceites vegetales o sintéticos). El champú debe dejarse de tres a cinco minutos para que funcione.

 

El tratamiento funciona entre 15 días y 3 semanas con dos o tres aplicaciones por semana. Para evitar que se repita, se recomienda un champú de mantenimiento cada 8 a 15 días. Una loción es complementaria, pero no obligatoria. Contiene los mismos ingredientes que el champú para aumentar la eficacia diaria del tratamiento. Debe elegir poco o nada de alcohol para evitar secar el cuero cabelludo.

 

¿Cuándo consultar a un dermatólogo? Si el uso de champús y lociones anticaspa no ha producido ningún resultado en el mes siguiente, los síntomas empeoran. Los tratamientos médicos corresponden a fármacos antiinflamatorios más potentes, es decir, corticoides locales en forma de champú, espuma, crema y loción destinados a restablecer el ciclo normal de 28 días de renovación epidérmica.

 

Contra la dermatitis seborreica, un tratamiento específico

La piel del cráneo siempre produce comezón, es decir, hormigueo, picor, sensaciones desagradables de calor y tirantez, a veces enrojecimiento, pero no siempre caspa o escamas. Esta afección, que afecta a menos del 5% de la población, puede tener distintos grados: de moderada a grave, el tratamiento se adaptará a las necesidades.

 

La dermatitis seborreica no es una enfermedad, sino una condición natural de la piel en algunas personas. Una vez desencadenada, la inflamación se asocia a una renovación epidérmica demasiado rápida y a la proliferación del hongo natural del cuero cabelludo, la malassezia. Entre los principales factores desencadenantes se encuentran la contaminación, el estrés, la toma de determinados medicamentos, el agua dura, los lavados demasiado agresivos, los cepillados repetidos, el calor de la secadora, el agua de enjuague demasiado caliente, los tensioactivos aniónicos demasiado decapados.

Un champú simple es suficiente si cambia su champú habitual por un champú de alta tolerancia sin conservantes y sin perfume que contenga un mínimo de ingredientes, es decir, una base de lavado suave (sin sulfatos) con un ingrediente activo antipruriginoso, como el polidocanol y un agente antimicótico (piroctona olamina, piritiona de zinc, ictiol). Desde el primer champú, se siente un alivio. En unos días, todo volverá a la normalidad. Una loción es necesaria porque calma la picazón, gracias a ingredientes activos calmantes como el bisabolol. Una vez al día, preferiblemente por la noche, aplicar parte por parte antes de masajear suavemente sin frotar.

 

Cuando los síntomas persisten a pesar de un cambio en los hábitos de cuidado del cabello, debe consultar a un dermatólogo. Este especialista determina entonces la proporción de inflamación y descamación en la dermatitis seborreica. Porque tratar a uno puede empeorar al otro. Si la caspa es visible y molesta (dermatitis grave), el médico prescribe un champú queratolítico eficaz, pero también muy stripper para el cuero cabelludo. Para obtener una acción duradera, y en caso de dermatitis muy inflamatoria, se añade un tratamiento médico tópico a base de corticoides en forma de crema, espuma o loción que se aplica diariamente.

 

Considerada autoinmune, la psoriasis también puede llegar al cuero cabelludo en forma de manchas gruesas y elevadas, escamas amarillas adheridas, que descansan sobre una base inflamatoria. El prurito es constante y el aspecto estético del cabello está dañado.

 

No conocemos las causas de la enfermedad, pero sí sabemos que está determinada genéticamente y que corresponde a una renovación epidérmica acelerada de ocho días en lugar de los 28 normales. El estado inflamatorio es crónico, y rítmico por los ataques, que tienen lugar bajo la influencia del estrés, la fatiga, el exceso de trabajo y la medicación. Esta enfermedad de la piel se agrava sistemáticamente por el roce, ya se trate de llevar la cabeza demasiado apretada como un casco de motocicleta o un sombrero, fregar, frotar con una toalla, simplemente rascarse…

 

Esta enfermedad de la piel se puede curar, pero desafortunadamente no se puede curar. El tratamiento local consiste en la aplicación de un champú fuerte de cortisona que se deja actuar durante 15 minutos sobre el cuero cabelludo no mojado antes de emulsionar. Cada dos días, alternamos con un champú anticaspa (Kelual DS Ducray) que se aplica en el cuero cabelludo una o dos horas antes del lavado. La psoriasis también se trata aplicando una crema fuerte de cortisona y un derivado de la vitamina D. Toma de 6 a 8 semanas para ver las primeras mejoras. Los tratamientos orales se reservan para los casos más graves.