Saltar al contenido

¿Cómo hacer jabón líquido para manos? – ¡1 receta que no te puedes perder!

¿Cómo hacer jabón líquido para manos? El jabón líquido para manos es muy fácil de usar.

La mayoría de las veces está disponible en un frasco de bomba, pero requiere la compra de más productos constantemente.

Además, los jabones industriales suelen contener componentes que pueden ser irritantes para la piel y perjudiciales para el medio ambiente.

¿Cómo hacer jabón líquido para manos? Si sigues preguntándotelo, una buena noticia es que es muy fácil de hacer, saludable, ecológico y económico.

 

¿Cómo hacer jabón líquido para manos? Una receta simple y efectiva

Para ser efectivo, un jabón debe tener una acción desinfectante.

Este es el papel que juega la receta que se muestra, el aceite esencial de árbol de té, cera de abejas y hasta cierto punto, la miel.

como-hacer-jabon-liquido-para-manos-

 

¿Cómo hacer jabón líquido para manos? – Receta

Para hacer tu jabón líquido casero, necesitarás los siguientes artículos:

  • 500 ml de agua
  • 35 g de jabón de Marsella auténtico
  • 5 g de cera amarilla de abejas
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de aceite vegetal de tu elección (coco, macadamia, almendra dulce, oliva, aguacate)
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • un embudo o una botella cortada
  • una cuchara, preferiblemente de acero inoxidable
  • un globo pequeño (el utensilio de cocina)
  • un frasco con bomba

Antes de empezar a preparar el jabón, lávate las manos y desinfecta la superficie de trabajo con alcohol del 70 o 90.

También debes desinfectar los utensilios hirviéndolos en agua durante diez minutos.

Todas las preparaciones cosméticas caseras deben estar sujetas a medidas básicas de higiene, pero éstas son muy importantes para la calidad y la conservación de tu producto.

Puedes Leer:   Cómo llevar una vida más saludable - 10 consejos que debes conocer

 

Una vez realizado lo anterior procede de la siguiente manera:

Pon a hervir los 500 ml de agua en una cacerola.

Mientras tanto, ralla tu jabón de Marsella, si quieres saltarte este paso, puedes encontrar jabón de Marsella en virutas.

Derrite las tres cucharadas de miel en una segunda cacerola a fuego muy bajo.

Cuando el agua hierva, retira la olla del fuego y viértela gradualmente, mezclando enérgicamente las virutas de jabón de Marsella y la cera de abejas.

Luego agrega la miel, el aceite vegetal de tu elección y las gotas de aceite esencial del árbol del té.

Bate vigorosamente y luego, cuando la mezcla sea homogénea, déjala enfriar.

Cuando el jabón líquido esté frío, viértelo en el frasco con bomba (idealmente un un frasco de vidrio) usando un embudo o un frasco cortado por la mitad.

El jabón está listo y puede ser almacenado durante un mes, lejos de la luz (preferentemente elige una botella de bomba opaca) y del calor.

Y listo, ahora ya sabes cómo hacer jabón líquido para manos.

 

Cómo hacer jabón líquido para manos – ¿Cómo lavarse bien las manos?

En estos tiempos de epidemias, vale la pena recordar las reglas correctas a seguir en cuanto a la higiene de las manos.

Estas instrucciones, recordadas cada invierno por las entidades de la salud, son tan útiles durante cualquier epidemia como en los períodos de gripe o gastroenteritis.

 

Es esencial lavarse las manos:

Antes de preparar, servir o comer las comidas.

Después de ir al baño, después de tomar el transporte público, después de visitar a alguien enfermo, después de toser, al estornudar o sonarse la nariz, y en general después de cada viaje al exterior.

Puedes Leer:   Cómo limpiar colchones - 4 métodos fáciles y eficientes

Para ser realmente efectivo, el lavado de manos debe hacerse con agua y jabón y durar unos 30 segundos.

Hay seis pasos para lavarse las manos:

  • Frota tus manos de palma a palma.
  • Limpia bien el dorso de tus manos.
  • Cruza los dedos para pasar el jabón.
  • Lávate el dorso de los dedos.
  • No olvides tus pulgares.
  • También límpiate las puntas de los dedos y las uñas.

Seca tus manos en una toalla limpia y, en caso de duda, en lugar de deshacer tus esfuerzos limpiándolas en una toalla llena de bacterias, déjalas secar al aire.