Saltar al contenido

¿Cómo sé si tengo colon inflamado?

diciembre 24, 2019

El Síndrome de Intestino Irritable es un trastorno leve muy común que puede ser muy perjudicial para la vida diaria. Se manifiesta por dolor abdominal, diarrea o estreñimiento y distensión abdominal.

 

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome de intestino irritable es un desorden crónico que combina varias disfunciones en el intestino:

  • Dolor abdominal
  • Malestar o hinchazón
  • Trastornos de tránsito (diarrea o estreñimiento)

 

Normalmente, esta dolorosa condición evoluciona por medio de recaídas intercaladas con períodos de remisión. Aunque no es grave, altera significativamente la calidad de vida de quienes la padecen.

 

Aunque todavía no se ha identificado ninguna causa, se observan varias disfunciones intestinales en los pacientes que sufren el síndrome:

Una anormalidad de la motilidad intestinal

Las contracciones del intestino delgado y del colon son demasiado fuertes o, por el contrario, demasiado débiles, lo que provoca un movimiento de los alimentos demasiado rápido o demasiado lento en el origen de la diarrea o el estreñimiento.

Un trastorno de la sensibilidad intestinal

Las personas con colopatía funcional tienen una mayor sensibilidad en los intestinos. Así, incluso los fenómenos normales (flatulencias, hinchazones, etc.) se sienten con mayor intensidad.

Una inflamación intestinal asociada con anormalidades en la flora bacteriana intestinal.

Más desórdenes alimenticios.

 

Síntomas

Los síntomas más comunes son el dolor abdominal, la hinchazón y los trastornos del tránsito.

El dolor abdominal es el síntoma más frecuente del síndrome de intestino irritable. Se describe como una sensación de espasmo o calambre en las fosas ilíacas o en la región umbilical. Estos dolores generalmente ocurren después de una comida o al despertar y pueden durar varias horas o días.  La emisión de gas o de heces ayuda a aliviar al paciente.

 

La hinchazón también es común en el síndrome. Puede dificultar el uso de ropa ajustada, especialmente después de una comida. En los casos más graves, los pacientes experimentan una tensión permanente difícil de soportar, con distensión de la pared abdominal. La hinchazón puede estar asociada con ruidos del tracto digestivo. La emisión de gas o de heces puede aliviar al paciente.

 

Los trastornos del tránsito intestinal se manifiestan principalmente por el estreñimiento. Sin embargo, también es posible la diarrea o incluso la alternancia de diarrea y estreñimiento. Dependiendo del trastorno de tránsito observado, se determinan 3 formas de síndrome de intestino irritable:

  • IBS-D, con diarrea predominante
  • IBS-C, con estreñimiento predominante
  • IBS-M, la forma mixta con diarrea/contracción alternada

 

El Síndrome de Intestino Irritable se define como una condición en la que los síntomas están presentes al menos 1 día por semana durante los últimos 3 meses.

 

En la mayoría de los casos, los síntomas son persistentes con una alternancia entre períodos de crisis y períodos de calma.  A menudo, ciertas patologías se asocian con el trastorno, como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, la cistitis intersticial u otros trastornos digestivos.

 

El origen del trastorno

El origen del síndrome, ciertamente multifactorial, es todavía poco conocido. Se evocan varios factores.

 

Aproximadamente la mitad de los individuos que sufren de síndrome de intestino irritable reportan estrés y relacionan los ataques con períodos de estrés intenso o fatiga. De hecho, el descanso y las vacaciones parecen reducir el número de ataques y su intensidad. Sin embargo, el estrés o la ansiedad por sí solos no pueden explicar el trastorno.

 

Además, también se ha sugerido que las hormonas femeninas son una posible influencia en el síndrome debido al mayor número de mujeres afectadas, pero no existe evidencia hasta la fecha.

 

En algunos pacientes, la colopatía funcional aparece después de una infección aguda de los intestinos. Se acepta entonces que, en este caso, la inflamación intestinal y el desequilibrio de la flora intestinal son probablemente la causa del trastorno.

 

Por último, la intolerancia a la lactosa (azúcar presente en la leche) o al gluten (proteína de los cereales) también podría estar implicada.

 

Por lo tanto, en la mayoría de los casos, ninguna causa específica puede explicar el síndrome de intestino irritable. En el mejor de los casos, es posible vincular los ataques al estrés o a ciertos alimentos (por ejemplo, verduras crudas o col), que varían de un individuo a otro.