Saltar al contenido

Alimentos para el intestino irritable

¿Dolor, estreñimiento o diarrea? La colopatía es vergonzosa, especialmente porque los medicamentos sólo proporcionan un alivio temporal. La cura está en el plato: menos factores agresivos, más factores protectores.

 

Llene cada plato 2/3 de vegetales

Las verduras crudas o cocidas están llenas de fibras, vitaminas y minerales que mejoran el tránsito y nutren la flora intestinal beneficiosa.

Si consumimos poco, aumentamos gradualmente las cantidades e inicialmente favorecemos la cocción (excepto la col) en crudo.

 

Comer fruta fuera de las comidas

Esto permite disfrutar de sus beneficios nutricionales evitando la fermentación gaseosa. Nos limitamos a dos o tres frutas al día, simplemente maduras.

 

Limitar el café

El café es un agresor que debe evitarse (o incluso eliminarse) en caso de diarrea o heces blandas.

Reduzca su consumo en una taza al día y lo reemplaza con achicoria, sustituto de café, infusión de rooibos, digestión de té yogui (disponible en tiendas de alimentos naturales).

 

Invitar a los cereales sin gluten a la mesa

La colopatía puede ser promovida por la intolerancia al gluten (sin padecer enfermedad celíaca), una proteína que se encuentra principalmente en el trigo.

En lugar de pasta, pan y otros productos a base de harina ordinaria, preferimos la quinua, el arroz integral, el trigo sarraceno, que aportan hidratos de carbono de asimilación lenta, vitaminas y minerales y, sobre todo, fibras beneficiosas para el tránsito.

 

Remojar las legumbres

Rico en fibra, vitaminas y minerales, lentejas, guisantes partidos, garbanzos y frijoles secos son beneficiosos para el sistema digestivo.

A condición de que, antes de la cocción, se remojen durante la noche o, mejor aún, germinen durante 2 a 5 días en agua poco mineralizada para facilitar la digestión de sustancias causantes de gases.

 

Cambiar carne por pescado al menos cada dos veces.

Al favorecer en particular los pescados grasos pequeños como las sardinas y la caballa. Ricos en ácidos grasos omega-3 con propiedades antiinflamatorias, son más adecuados que los productos cárnicos para cocinar fácilmente digeribles y no tóxicos (vapor, sofocantes).

 

Adoptar la cúrcuma

Potente antiinflamatorio, al menos 1 cucharadita al día de cúrcuma diluida en aceite para aumentar su disponibilidad o fresca, rallada, que se añade al final de la cocción.

 

Preferir la cocción suave

La fritura profunda, las barbacoas y la cocción a alta temperatura producen compuestos tóxicos.

 

Masticar mucho

La digestión comienza en la boca. Se toman los alimentos y se deben masticar bien para que se trituren y se empapen en saliva.

Tomar su tiempo también le permite estar satisfecho más rápidamente, por lo que puede comer menos alimentos.

 

Pausar el consumo de productos lácteos

La lactosa y las proteínas de la leche pueden ser mal toleradas. Para averiguarlo, cambiar la leche y sus derivados (yogures, quesos, cremas) por lechadas (arroz, soja) enriquecidos con calcio. Además de obtener muchísimos mas beneficios como el perfecto cuidado de todo el sistema digestivo, el evitar la mucosidad que los lácteos generan con el tiempo, los cuales pueden ser altamente peligroso. Y no se preocupe, ese mito de que los lácteos son los mayores exponentes de calcio ha venido decayendo, esto porque la leche y sus derivados brindan más problemas que soluciones.

 

Si esto mejora, se reintroducen gradualmente las carnes en pequeñas cantidades, favoreciendo a ovejas y cabras.