Hierbas y Plantas para las Hemorroides , 10 Remedios Naturales Potentes

Descubre en este artículo cómo tratar las hemorroides.

Pueden producirse por diversos motivos y, de hecho, pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad.

Esta enfermedad afecta principalmente a las personas que han sufrido de estreñimiento durante mucho tiempo.

También se da en personas obesas o en personas que tienen diarrea frecuente.

Como hemos dicho, cualquier persona puede padecer hemorroides.

Muy a menudo se debe a la falta de fibra.

Una dieta inadecuada, con un alto consumo de grasas, suele desencadenar la enfermedad.

Las venas internas y externas sufrirán una inflamación.

Aquí es donde se producirán las dolorosas y molestas hemorroides.

Esta enfermedad es muy común.

¡Por eso vamos a darte algunos remedios caseros que pueden ser realmente efectivos para prevenir y curar las hemorroides!

Para poder gestionar una crisis hemorroidal, hay que reconocerla.

Una crisis hemorroidal se caracteriza por un dolor, bastante brutal, de ahí la palabra crisis.

Este dolor suele ir acompañado de picor y ardor.

En una fase más avanzada de la enfermedad hemorroidal, puede formarse una protuberancia que resultan ser las venas hinchadas y resulta imposible sentarse.

Si puedes sentir las hemorroides, puedes estar seguro de que es así.

Si no es así, un proctólogo hará fácilmente el diagnóstico.

Antes de recurrir a la medicación para tratar las hemorroides, he aquí algunos consejos sencillos que puedes probar ahora.

remedios-para-las-hemorroides

Cómo tratar las hemorroides de forma natural

Las hemorroides son venas que se encuentran alrededor del ano.

Pueden contener hemorragias abundantes y suelen ser muy incomodas ya que la comezón constante y la imposibilidad de sentarse en ocasiones las hacen un padecimiento difícil de sobrellevar.

Las hemorroides, tanto internas como externas, causan mucho dolor.

Son realmente molestas para las personas que los padecen.

 

Remedios para las hemorroides

Higos secos

Durante mucho tiempo, los higos se han utilizado como un remedio casero realmente natural para curar las hemorroides.

Son muy importantes para ayudar a restaurar la flora intestinal.

Además, las semillas también pueden prevenir el estreñimiento (una de las principales causas de las hemorroides).

Para realizar correctamente este tratamiento natural, basta con tomar cuatro higos.

Déjalos en remojo en una taza de agua fría y a la mañana siguiente, ¡podrás comerlos por fin!

También se consume el agua en la que se han empapado los frutos.

Repite el proceso durante al menos dos o tres semanas.

Fig Figs Fruits Edible Nutrition - Reissaamme / Pixabay
Reissaamme / Pixabay

Mango

Las semillas de mango son un remedio muy eficaz para deshacerse de las hemorroides, especialmente las sangrantes.

Coloca las semillas al sol para que se sequen, luego tritúralas y ¡sólo queda consumir el polvo restante!

Mézclalo con una cucharadita de miel para obtener una pasta.

A continuación, puedes consumir una cucharada de esta mezcla al menos tres veces al día durante seis meses.

 

 

Rábano blanco

El rábano blanco es un remedio natural muy eficaz para el tratamiento de las hemorroides.

¡Permite terminar, que sean externos o internos!

El rábano blanco es en realidad un antiinflamatorio natural que se puede consumir con las ensaladas.

Sólo tienes que preparar un jugo y endulzarlo con un poco de miel, ¡y podrás comerlo todos los días sin ningún problema!

Para utilizar el rábano externamente, toma unos cuantos rábanos y aplástalos.

Una vez obtenida la pasta, sólo hay que cubrir el ano con ella.

Esto nos ayudará a detener las hemorroides de forma natural.

 

Jengibre

El jengibre es realmente muy eficaz en el tratamiento de las hemorroides de forma natural.

Además, ¡este remedio es muy sencillo de preparar!

Todo lo que tienes que hacer es extraer un poco de jugo de jengibre.

A continuación, añade la misma cantidad de jugo de limón y aplica sobre la zona afectada.

Repetir la operación dos o tres veces al día.

 

Llénate de fibra

¿Cómo se tratan las hemorroides? Empieza por curarte desde dentro hacia fuera con una dieta rica en fibra que puede reducir el sangrado y el dolor causado por las hemorroides.

Llena tu plato con frutas y verduras ricas en fibra, arroz integral, cereales integrales y frutos secos para aliviar las hemorroides.

Beber mucha agua también puede prevenir el estreñimiento.

 

Toma una bolsa de té

Las hemorroides externas pueden aliviarse aplicando una bolsa de té caliente y húmeda.

Puedes Leer:   6 Beneficios de comer Cerezas Todos los Días para la Salud del Cuerpo

El ácido tánico del té ayudará a reducir la hinchazón, aliviar el dolor y estimular la coagulación de la sangre para detener la hemorragia.

 

Vigila tu posición sentada

Si trabajas en una oficina, camina cinco minutos al menos una vez cada hora para aliviar la presión rectal que provoca las hemorroides.

En el gimnasio, evita las bicicletas estáticas y las sentadillas, que pueden ejercer la misma presión.

En su lugar, intenta caminar a paso ligero durante 20 o 30 minutos para estimular la función intestinal.

 

Remojo en agua caliente

El agua caliente aumenta el flujo sanguíneo, lo que ayuda a reducir las venas hinchadas.

Para aprovechar los beneficios, llena la bañera o el baño de asiento -un dispositivo que se coloca sobre el inodoro- con 10 a 12 cm de agua.

Siéntate en el agua con las rodillas levantadas para conseguir la máxima exposición de la zona afectada.

Para mejorar la constricción de las hemorroides, derrite un puñado de sales de Epsom en la bañera antes de comenzar el remojo.

 

Desinflamar con hielo

Las hemorroides hacen que los vasos sanguíneos se hinchen, pero el frío puede hacer que se deshinchen y proporcionar un gran alivio.

Llena una bolsa con hielo y envuélvela en un paño fino.

Luego, para aliviar las hemorroides, siéntate sobre él durante unos 20 minutos.

Repetir según sea necesario, pero esperar al menos diez minutos entre aplicaciones.

remedios-para-las-hemorroides-hielo

 

Limpia bien

Si puedes, sustituye tu ducha diaria por un baño para poder sumergir la zona anal en agua caliente.

No utilices jabones o toallitas perfumadas o con alcohol, que pueden empeorar las hemorroides (no te preocupes, un baño caliente te limpiará perfectamente).

Una vez fuera de la bañera, utiliza un secador de pelo para secar suavemente la zona.

 

Acuéstate

¿Cómo se tratan las hemorroides sin geles ni cremas? Basta con descargar el peso de la zona anal dolorida tumbándose en un sofá con las piernas en alto durante media hora.

También estimulará el flujo sanguíneo hacia los glúteos, lo que aliviará aún más las hemorroides.

 

Utilizar papel higiénico simple

El papel higiénico perfumado y de color contiene sustancias químicas que pueden irritar las zonas sensibles.

Humedece papel higiénico blanco y sin perfume o utiliza una toallita húmeda cuando tengas que limpiar esa zona.

A continuación, aplica una crema hidratante sin perfume con un pañuelo de papel.

 

Poner un poco de vaselina

Para obtener un alivio rápido de tus hemorroides, aplica un poco de vaselina en la zona adolorida.

Ten en cuenta que estos síntomas son sinónimos de enfermedad.

 

Ir al baño tan a menudo como sea posible

Retener la ida al baño puede provocar estreñimiento, por lo que es posible que tengas que esforzarte más cuando vayas.

Esta presión puede provocar hemorroides.

Antes de que tengas que buscar formas de tratar las hemorroides, evita que te salgan yendo al baño siempre que lo necesites.

 

Prueba una patata

Por extraño que parezca, una compresa a base de patatas puede ayudar. Una vez rallado, el tubérculo actúa como un astringente que lo calmará.

 

Aplicar hamamelis

El hamamelis es rico en taninos que ayudan a estrechar los vasos sanguíneos.

Empapar un algodón con hamamelis sin destilar y presionarlo contra la hemorroide.

 

Un baño de asiento

Ah, el viejo remedio contra las hemorroides.

Algunos dicen que hay que hacerlo con agua fría porque calmará el dolor, otros con agua caliente para calmar el picor… ¡Hazlo como te convenga! Lo importante es que haya agua y que cubra toda la zona durante 15 o 20 minutos, de 4 a 6 veces al día.

También puedes añadir algunas hierbas medicinales que, con la ayuda del agua, pueden filtrarse en los tejidos y darte algo de alivio.

 

La cocina… ¡ahí se encuentran los mejores remedios!

¿Por qué la cocina? Porque sólo hay productos naturales y plantas que sirven para todo… al menos, antes de la industrialización de los alimentos.

 

Manzanilla

Esta planta no sólo tiene propiedades relajantes y calmantes, sino que también es antiinflamatoria y ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

Puedes Leer:   Medicina Natural para Bajar los triglicéridos y el colesterol

Además, no sólo se utiliza para tratar las hemorroides, sino también para los dolores de cabeza, los dolores menstruales…

Puedes utilizarla como infusión bebible, como baño de asiento o como ambas cosas.

Té de manzanilla Flor de hierba

Romero

El romero es la estrella de la cocina.

De hecho, al formar parte de muchos platos, se ha descubierto que no es sólo por su aroma, sino también por sus propiedades calmantes y antioxidantes.

No sólo mejora la circulación sanguínea, sino que también previene las infecciones.

En un lugar como éste, es mejor prevenir que curar.

Para esto último, puedes prepararlo y añadirlo al baño de asiento, beberlo o simplemente echar unas cuantas ramas en la cuenca del baño de asiento.

 

Bicarbonato de sodio

Hablamos del que se utiliza para los pasteles, ¿verdad? ¡Agárrate fuerte!

El bicarbonato de sodio facilita la digestión de los alimentos, alivia el picor, calma el dolor y el ardor, reduce la inflamación, neutraliza el pH, desinfecta y purifica en un baño de asiento…

Ya no tienes excusa para prescindir de él.

 

Aceite de oliva

Aunque no alivia demasiado el dolor o el picor, pero el aceite de oliva en la comida ayuda a la digestión y cuando se aplica directamente en el ano, ayuda a la excreción.

Un antiguo remedio para el estreñimiento.

 

Hierba de limón

La hierba de limón es muy útil como aceite esencial.

Cuando se aplica directamente, alivia y reduce la inflamación.

 

Ajo

Algunas personas toman un diente de ajo cada mañana.

Tienen razón.

El ajo no sólo combate las infecciones, sino que también refuerza la inmunidad y previene la hipertensión.

También facilita el tránsito y evita el estreñimiento, pieza clave para evitar las hemorroides a futuro.

No te dejes llevar por su mal sabor, en un principio te parecerá así pero con el tiempo irás tomándole gusto y podrás consumirlo sin problema alguno, puedes comenzar con un trozo e ir aumentando la dosis hasta llegar al diente de ajo completo, todo depende de ti.

 

Lavanda

La lavanda forma parte incluso de los jabones naturales.

Sin embargo, no se utiliza como un olor natural en caso de crisis hemorroidal, sino como un potente antiinflamatorio y, sobre todo, como un agente calmante para el picor y el dolor.

Así que puedes aplicar alguna infusión de lavanda seca sobre el área y esto va a relajarte.

 

Aloe Vera

Si prestas atención a los avances dermatológicos, verás que esta planta es cada vez más un componente importante de muchas cremas.

Lo que se busca aquí es su efecto regenerador de la piel.

También puedes aplicarlo directamente en la zona.

Basta con sacar el gel que contienen las hojas de esta planta, que suele ser muy fácil, basta con cortar un extremo y lado de la hoja para abrirla y posteriormente pasar una cuchara sobre el gel expuesto y así obtenerlo fácilmente.

 

Castaño de Indias

Es un analgésico natural muy potente.

Basta con tomarla en infusión 3 veces al día, siempre que la planta esté fresca.

Recuerda que debes conseguir las plantas lo más naturales posibles, sin empaques de preferencia, ya que entre más natural sea la planta, más beneficios obtendrás.

 

Vaselina

Por desgracia, la vaselina no alivia realmente.

La finalidad de la vaselina es facilitar las idas al baño y mantener la zona anal hidratada para evitar los picores debidos a la sequedad de la mucosa.

 

Aunque te sueñe extraño, la forma de vestirse…

No, no es la moda lo que nos interesa aquí, sino lo que ayuda para reducir la magnitud de la crisis.

 

Materiales naturales

Efectivamente, no se aconseja llevar encaje ni poliéster.

Es mejor estar más natural con prendas de algodón que dejan respirar la piel.

 

Ropa interior que no ejerza presión

Cuando se tienen las venas hemorroidales hinchadas, lo mejor es evitar la ropa ajustada y optar por la ropa interior más cómoda y que te permita una mejor movilidad a lo largo del día.

Esta ropa interior no sólo debe estar hecha de algodón, sino que debe ser lo suficientemente holgada como para evitar cualquier presión adicional sobre el ano.