4 Razones por las que es Importante La Vitamina C para la Cara

La vitamina C es un nutriente que debe estar presente en tu dieta, si quieres tener un sistema inmunológico sano y luchar contra la formación de radicales libres que pueden causar el envejecimiento prematuro de las células y provocar ciertas enfermedades como el cáncer.

Este ingrediente también es esencial para mantener la salud de su piel, dándole un aspecto mucho más saludable, bello y joven.

Cuáles son los beneficios de la vitamina C para la piel

Consumir alimentos ricos en vitamina C es muy importante si se quiere mantener la salud y prevenir el envejecimiento prematuro de las células del sistema inmunitario.

Sin embargo, si quieres que la vitamina C tenga un efecto potente en la piel de tu rostro, tendrás que hacer algo más que consumir este nutriente como parte de tu dieta: tendrás que utilizar la aplicación tópica para obtener los mejores resultados.

Cómo aplicar la vitamina C en la cara – Cuáles son los beneficios de la vitamina C para la piel

beneficios-de-las-peras-para-la-piel-y-el-cabello

Quién puede tomar este tratamiento y cómo aplicar la vitamina C

En general, la aplicación de la vitamina C en la cara se recomienda para:

 

Personas con la piel de la cara muy dañada por el sol

Esto puede afectar a personas de cualquier edad, incluso menores de 30 años.

En este caso, se recomienda una aplicación tópica de este nutriente.

 

Personas mayores de 30 años

Esto se debe a que la vitamina C contribuye a la producción de colágeno y actúa contra el envejecimiento prematuro de la piel que comienza a producirse a partir de esta edad.

 

Personas con una piel de aspecto apagado y cansado.

Este nutriente puede mejorar el aspecto de su piel combatiendo estas afecciones.

 

No se recomienda el uso de productos que contengan vitamina C a las personas que tengan eczemas, alergias, pieles sensibles o demasiado bronceadas, ni para tratar zonas del cuerpo donde haya verrugas o herpes.

 

Estos son algunos de los beneficios de la aplicación de la vitamina C en el rostro

Sus potentes propiedades antioxidantes que protegen la piel del rostro de los daños causados por los radicales libres que afectan a su juventud, luminosidad y aspecto.

 

Puede notar una reducción visible de las arrugas y líneas de expresión, ya que la vitamina C ayuda a producir colágeno.

 

También ayuda a retrasar la formación de nuevas arrugas.

 

La vitamina C mejora el aspecto de la piel dañada por el sol, reduciendo los efectos del sol en la piel y previniendo futuras marcas de la exposición al sol.

Puedes Leer:   Como Usar el Aguacate para el cabello Seco y sin Brillo 5 Trucos para Rejuvenecerlo

 

En una concentración superior al 10%, ayuda a reducir la presencia de manchas en el rostro y mejora el aspecto de la piel.

 

La vitamina C mejora la circulación sanguínea y potencia los efectos de las cremas y tratamientos faciales.

 

Reduce la inflamación de la piel y le da un aspecto más sano y bello.

La vitamina C aplicada en el rostro es excelente para reducir la hinchazón y combatir el enrojecimiento y la inflamación.

beneficios-del-te-verde-para-la-piel
beneficios del te verde para la piel

¿Cómo aplicar este nutriente en el rostro?

Como hemos explicado antes, hay varias formas de aplicar la vitamina C en el rostro, pero siempre es recomendable hacerlo por la noche sobre la piel bien limpia, pero nunca durante el día.

La vitamina C se oxida con el sol, por lo que si se aplica la vitamina C no se consiguen los efectos deseados, mientras que por la noche la dermis se regenera de forma mucho más eficaz.

 

Aplica la vitamina C directamente sobre la piel, nunca sobre el maquillaje o el protector solar, ya que en estos casos la absorción sería limitada.

La vitamina C en los cosméticos

La forma más fácil y común de aplicar la vitamina C en el rostro es aplicar productos cosméticos enriquecidos con vitamina C

Sin embargo, puedes optar por los tratamientos faciales profesionales de los centros naturistas que también aportan una buena dosis de este nutriente, devolviendo así la luminosidad a tu piel.

Los productos con vitamina C más comunes en el mercado:

Ampollas

Se aplican directamente sobre la dermis como una crema facial, ofrecen diversas concentraciones de vitamina C que normalmente oscilan entre el 5 y el 20% y pueden incluir otros nutrientes como la vitamina E o tener propiedades hidratantes.

Una vez abierta la ampolla, debe utilizarla en un plazo máximo de 24 horas o la vitamina se oxidará y quedará inservible.

Puedes utilizar estas ampollas a diario si quieres un resultado inmediato o notable, o 3 veces por semana si tienes una piel joven y quieres mantener la salud de tu piel.

Sérums

Son excelentes para las pieles grasas y su textura ligera facilita su aplicación.

Están enriquecidos con vitamina C y suelen utilizarse como tratamiento intensivo.

Se aplican durante 10 días seguidos, lo que ayuda a devolver la luminosidad a la piel y a nutrir el rostro.

Puedes Leer:   Estas son las Vitaminas para Tener un Cabello Hermoso Saludable y Muy Fuerte

Los sueros cósmeticos son excelentes para las personas con pieles apagadas o dañadas por el sol.

la-vitamina-d-solar

Cremas

Las cremas son muy útiles para las personas que quieren aprovechar los efectos a largo plazo de esta vitamina, y suelen mezclarla con otros componentes que hidratan y tienen propiedades antienvejecimiento para obtener cremas nutritivas.

Vitamina C en polvo

Este producto se mezcla con la crema o el sérum que elijas y permite que tu piel aproveche todos los beneficios de este nutriente.

Es una buena alternativa para las personas que están satisfechas con sus productos cosméticos, pero que quieren disfrutar de los beneficios de esta vitamina a diario.

Cómo aplicar la vitamina C en la cara

Mascarillas con vitamina C

Incorporar a tu rutina de belleza un producto cosmético enriquecido con vitamina C marca una verdadera diferencia, pero también puedes optar por alternativas caseras que te permitan disfrutar de los efectos de este nutriente en tu piel.

Aplica siempre una de estas dos mascarillas por la noche y con la cara limpia.

Puedes hacer esta mascarilla una vez a la semana.

Una mascarilla que reafirma y devuelve la luminosidad a la piel

Esta variación combina las propiedades nutritivas de la yema de huevo, las propiedades hidratantes de la miel y la propiedad antioxidante de la vitamina C, que estimula la piel, para crear una mascarilla fácil de aplicar y con buenos resultados.

Para ello necesitarás:

1 yema de huevo

1 cucharada de miel

1 comprimido efervescente de vitamina C

Procedimiento:

Bate la yema de huevo con la miel hasta obtener una mezcla uniforme, luego disuelve una tableta de vitamina C en una cucharada de agua y mézclalo todo para obtener la mascarilla.

Aplícalo en tu rostro con una esponja o un cepillo y déjalo actuar durante 15 minutos.

Aclara con agua tibia y tendrás una piel suave, nutrida e hidratada.

Mascarilla nutritiva de naranja

Rápida y fácil de preparar, esta alternativa te permite hidratar y purificar la piel del rostro gracias a la miel, al tiempo que te ofrece un buen contenido de vitamina C gracias a las propiedades del jugo de naranja.

Para ello, necesitarás:

1 cucharada de miel

Jugo de una naranja recién exprimida

Procedimiento:

Mezclar los dos ingredientes para obtener un producto suave y aplicar la mascarilla sobre el rostro limpio y seco.

Dejar actuar durante 15 minutos.

Aclara con agua tibia y podrás admirar tu piel resplandeciente.