Saltar al contenido

Medicina natural para curar hepatitis B

Descubra la medicina natural para curar hepatitis B. En la mayoría de los casos, el tratamiento para la hepatitis B aguda no es necesario porque se espera que el 90% de ellos sane completamente. La nutrición ligera, el reposo en cama y las medidas generales de higiene para proteger el medio ambiente de la infección son medidas terapéuticas generales.

En el caso de la infección crónica por el virus de la hepatitis B, ahora se dispone de varios medicamentos antivirales, llamados virustáticos. Dependiendo de la etapa de la hepatitis B y de la actividad viral, está indicado el tratamiento antiviral.

Tratamiento de la hepatitis B aguda

Si el paciente está infectado con hepatitis B, es el primero en la fase aguda de la hepatitis. En 2/3 de los casos, esto ocurre sin ningún síntoma y por lo tanto a menudo pasa desapercibido. Sin embargo, 1/3 de los pacientes tienen síntomas como ictericia o síntomas generales similares a los de la gripe, como molestias abdominales, fatiga o pérdida de apetito.

En la fase aguda de la hepatitis B, el tratamiento es puramente sintomático, es decir, los pacientes con síntomas deben prestar especial atención al reposo en cama o al reposo físico y apoyar al hígado con una dieta saludable y evitar las bebidas alcohólicas.

Los síntomas generalmente desaparecen después de un máximo de 3 a 6 semanas. La hepatitis B se cura en el 95% de los casos sin otras consecuencias. En los casos más raros, la hepatitis aguda es tan grave que los pacientes necesitan medicamentos porque el hígado comienza a fallar. Luego se utiliza terapia antiviral con interferones o antivirales.

Tratamiento de la hepatitis crónica

Como ya se ha mencionado, la infección por hepatitis B puede llegar a ser crónica en aproximadamente el 5% de los casos, lo que significa que el sistema inmunológico no puede combatir los virus suficientemente y que permanecen en el hígado.

La hepatitis B crónica tiene dos enfoques farmacológicos. Cualquiera de los dos interferones – típicamente interferón PEG interferón (alfa) se utiliza para apoyar el sistema inmunológico en la lucha contra el virus.

El interferón alfa PEG se administra una vez a la semana en forma de jeringa. Si esta terapia no es posible o si el daño hepático ya está avanzado, se utilizan antivirales en forma de nucleósidos o análogos de nucleótidos.

Estos medicamentos se pueden tomar diariamente en forma de tabletas e interfieren con la diseminación de los virus de la hepatitis B. Si la terapia farmacológica fracasa, se puede presentar insuficiencia hepática y se debe considerar la posibilidad de un trasplante de hígado.

Interferones

La hepatitis B es una enfermedad viral. Por eso usamos lo que llamamos terapia antiviral. Un grupo de sustancias en esta terapia son los interferones, en los que el interferón alfa se utiliza principalmente.

Los interferones son moléculas de señalización endógena que son cruciales para regular nuestro sistema inmunológico. Si una célula en el cuerpo está infectada con un virus, la célula descompone los componentes del virus y los presenta a través de receptores específicos en su superficie.

Las células T de nuestro sistema inmunológico exploran las células desde el exterior y reconocen los componentes extraños del virus, luego activan el sistema inmunológico – la célula infectada muere y el virus es combatido.

El interferón alfa ayuda en este proceso porque estimula a las células hepáticas afectadas a producir más de estos receptores presentes en el virus. Esto facilita que el sistema inmunológico reconozca las células infectadas.

Además, nuestras células producen más proteínas, lo que ayuda a descomponer las células y limitar la propagación del virus. Los interferones se utilizan en la hepatitis B crónica con daño hepático incipiente en el sentido de cirrosis hepática.

El medicamento actual PEG interferón-alfa debe administrarse una vez a la semana usando una jeringa. La terapia suele durar entre seis y doce meses. El interferón alfa no debe usarse en mujeres embarazadas o pacientes con cirrosis hepática avanzada.

La remisión (reducción) permanente de la enfermedad se puede lograr en aproximadamente el 30-40% de los pacientes. Sin embargo, sólo se puede esperar una curación definitiva para la hepatitis B crónica en aproximadamente el 5-10% de los pacientes tratados con interferón.

Análogos de nucleósidos/nucleótidos

Los antivirales son otra opción de tratamiento para la hepatitis B crónica. Se hace una distinción entre análogos de nucleósidos y análogos de nucleótidos. El principio activo de los dos grupos de sustancias es muy similar: los medicamentos son similares a los componentes básicos que necesita un virus para transmitir su ADN, es decir, su información genética.

Si el virus se divide, utiliza el medicamento como parte de su ADN, pero se modifica químicamente para que la información genética se separe en esta etapa y el virus no pueda seguir dividiéndose y multiplicándose. Esto también se describe con el nombre de «antiviral», que no significa otra cosa que detener la propagación de los virus.

Los análogos nucleósidos típicos son lamivudina, entecavir y telbivudina. El tenofovir se sigue utilizando principalmente como análogo de nucleótidos, por lo que ya no se recomienda su predecesor, el adefovir.

Los antivirales se utilizan generalmente cuando los interferones no son eficaces o no están contraindicados, es decir, no se pueden utilizar porque, por ejemplo, se ha producido un embarazo o el daño hepático ya ha progresado demasiado.

Los virostáticos son a menudo mejor tolerados que el interferón alfa y se pueden tomar en forma de comprimidos, lo que a muchos pacientes les resulta más agradable. Debido a que la resistencia ocurre ocasionalmente y la propagación de los virus no se puede prevenir suficientemente, a menudo es el caso que otro medicamento antiviral debe ser usado durante el tratamiento.

La duración del tratamiento depende de la respuesta del tratamiento y sólo puede interrumpirse cuando los antígenos de la hepatitis B ya no están presentes en la sangre.

Varios medicamentos nuevos todavía están siendo probados en estudios. Hasta ahora, una cura completa (terapia curativa) no es posible con estos medicamentos. Sin embargo, reducen la progresión de la hepatitis B crónica y reducen el riesgo de efectos tardíos.

Trasplante hepático

Si un paciente tiene hepatitis B, esto puede llevar a insuficiencia hepática. Esta es una complicación muy peligrosa porque el hígado está demasiado dañado para mantener su función.

Debido a que el hígado es un órgano vital, los pacientes con insuficiencia hepática absoluta deben recibir un trasplante de hígado. La cirrosis hepática o el carcinoma hepatocelular causado por la hepatitis B también pueden requerir un trasplante de hígado.

Esto significa que tu hígado se extirpa durante una operación y que se inserta el de un donante de órganos. Sin embargo, dado que este hígado no es reconocido por nuestro sistema inmunológico como propio, ataca al órgano extraño, esto es lo que el término rechazo de órganos describe.

Para contrarrestar este fenómeno, el paciente debe tomar medicamentos de por vida que regulen el sistema inmunológico. Estos medicamentos se llaman inmunosupresores. Para prevenir la infección del nuevo hígado por los virus de la hepatitis B, también se realiza una terapia antiviral con inmunoglobulinas de la hepatitis B y un agente antiviral.

Sólo cuando los valores sanguíneos son negativos a largo plazo para la hepatitis B se pueden suspender las inmunoglobulinas y se puede utilizar una tableta antiviral sola como tratamiento preventivo.

Homeopatía y medicina natural para curar hepatitis B

La hepatitis B es una enfermedad grave, el tratamiento médico y medicinal es esencial. Sin embargo, hay remedios caseros o remedios naturales que pueden ayudar al paciente. Lo más importante aquí es asegurar una dieta equilibrada y saludable para que el cuerpo tenga todas las vitaminas y nutrientes importantes.

El hígado también debe evitarse en la medida de lo posible y, por lo tanto, deben evitarse los alimentos muy grasos y especialmente el alcohol.

En el caso de una infección aguda por hepatitis B, el paciente debe tener cuidado, se recomienda descansar en cama y evitar el esfuerzo físico intenso. Muchos pacientes también informan que las compresas hepáticas calientes se perciben como beneficiosas.

Muchos remedios herbales también pueden tener un efecto de apoyo. A menudo se hace referencia al cardo mariano, la verbena, las margaritas, la hierba de lino en forma de té o el baño con semillas de avena.

Los métodos alternativos de curación como la acupuntura también están disponibles para los pacientes.

Además, el tratamiento homeopático también puede iniciarse de forma solidaria. El fósforo trijodatus C5 y el licopodium clavatum C5 son particularmente útiles aquí. También puede soportar fósforo C12 y C200. La terapia individual puede ser determinada por un homeópata.

Profilaxis de la hepatitis B

La vacuna activa contra la hepatitis B generalmente se administra como una vacuna combinada con la vacuna contra la hepatitis A. El cuerpo forma anticuerpos específicos para este componente artificialmente replicado de la envoltura del virus, el HBsAg.

La vacuna se administra tres veces en total (la segunda vez después de 1 mes y la última vez después de 6 meses después de la primera vacunación). La vacuna debe ser renovada después de unos 10 años.

Para los niños y adolescentes, la vacunación es recomendada por el STIKO (Comité Permanente de Inmunización) y está incluida en el programa de vacunación. Especialmente la gente de adentro:

Profesiones de salud y enfermería,

Pacientes de diálisis,

Promiscuos,

Drogadictos

Los viajeros a las zonas de riesgo deben estar al tanto de la vacuna.

En caso de infección del parto, se puede administrar al niño una combinación de globulina hiperinmune de la hepatitis B (vacunación pasiva) y la vacuna contra la hepatitis B en un plazo de 12 horas.

La vacunación se inocula en el músculo (intramuscular, i.m.) y se tolera bien. Rara vez se observan incompatibilidades graves.

En caso de exposición al VHB (por ejemplo, contacto potencial con hepatitis B por pinchazo de aguja) es posible la vacunación pasiva, en la que se administran inmunoglobulinas (anticuerpos).

Esta vacuna es menos frecuente porque es menos segura. El efecto de la inmunización pasiva dura sólo unas pocas semanas.

Medicina natural para curar hepatitis B, consejos que pueden ayudarle a superar este padecimiento.