Saltar al contenido

Medicina natural para hepatitis B – 7 consejos y remedios importantes

Medicina natural para hepatitis B, remedios naturales muy potentes para tratar la hepatitis B.

¿Se puede prevenir la hepatitis?

De hecho, la mala higiene en la nutrición y el contacto sexual es responsable de una gran proporción de los casos de hepatitis. Pero esto no sólo se aplica a los países en desarrollo.

También: el alcohol y las toxinas, las drogas y la obesidad amenazan la salud del hígado. Las causas de la hepatitis son muy diversas, una buena prevención puede proteger contra la mayoría de las formas de hepatitis.

Afortunadamente, los casos reportados de hepatitis infecciosa en áreas urbanas están disminuyendo. En muchos casos, la hepatitis se cura sin consecuencias, otros se vuelven crónicos.

Luego, ciertas complicaciones siguen su curso. La medicina tradicional es a menudo impotente y la naturopatía es sólo un compañero aquí. Sin embargo, la eficacia de la fitoterapia en la protección del hígado es impresionante.

Medicina natural para hepatitis B

Tratar causalmente

El hígado es generalmente muy propicio para la curación, ya que es muy vital y capaz de regenerarse. Pero depende de si se puede detener la causa de la hepatitis. El alcohol, la obesidad y las toxinas (drogas) serían fáciles de detener.

Las hepatitis B, C y D son enfermedades virales mucho más difíciles. A veces terminan volviéndose crónicos. La hepatitis viral sigue siendo uno de los principales problemas de la medicina convencional en la actualidad.

Aunque los antibióticos pueden usarse contra las bacterias, no existen defensas comparables contra los virus. Sin embargo, varios medicamentos reducen la enfermedad. El trasplante también puede ayudar. La infección a menudo se propaga al injerto.

Terapia complementaria para la hepatitis

En realidad, la fitoterapia tiene buenas fuentes de medicina natural para hepatitis B. Protegen el hígado y también tratan los síntomas de la hepatitis crónica que lo acompañan. Dado que muchos pacientes con hepatitis sufren de desnutrición, se le da automáticamente alta prioridad a una dieta apropiada.

Manera de vivir

Alimentos Puros:

Coma alimentos saludables en lugar de alimentos listos para comer. Se trata de productos completos, frutas y verduras.

La lista negativa incluye todos los productos industriales como salchichas, productos de panadería, comida rápida, latas y bolsas de comida. Aquí se esconden demasiados aditivos, sales y toxinas.

Vivir sin veneno:

También los venenos populares para el placer como el alcohol y la nicotina dejan mejor los dedos. Sólo un requisito de restricción se aplica al café.

Mira la vida:

Los venenos a menudo llegan al cuerpo desde la forma de vida. Razón suficiente para considerar todas las drogas y especialmente las sustancias a las que estamos expuestos profesionalmente.

Tómalo con calma:

la hepatitis te hace sentir cansado y débil. Este impulso debe darse en caso de hepatitis aguda. Más tarde, sin embargo, usted tiene que moverse para que el flujo sanguíneo en el hígado comience de nuevo.

La Comisión E sólo ha reconocido tres plantas en el ámbito de aplicación «protección del hígado»: alcachofa, cardo mariano y soja en forma de fosfolípidos. Estas plantas protegen el hígado de las toxinas, promueven la regeneración y alivian los problemas digestivos en la parte superior del abdomen con una sensación de plenitud.

Los centros de tratamiento de plantas más eficaces son:

Semillas de cardo mariano para problemas digestivos una excelente medicina natural para hepatitis B, hepatitis inflamatoria crónica, cirrosis hepática, hígado graso, lesiones hepáticas tóxicas, hepatitis autoinmune, intoxicación por hongos, disminución del rendimiento.

Los extractos de cardo mariano con el ingrediente activo silymarin han sido probados clínicamente y prometen una muy buena eficacia.

Hojas de alcachofa para el daño hepático tóxico, disminución del rendimiento y problemas digestivos,

Soya fosfolípidos para la hepatitis crónica, daño hepático tóxico.

Fitoterapia contra los problemas digestivos

Se ofrecen varios tés de hígado como parte de la Medicina natural para hepatitis B, esto con el fin de tratar molestias menores en la parte superior del abdomen con una sensación de presión y plenitud. Contienen alcachofa, humo de tierra, cúrcuma de Java, cardo mariano, diente de león y hojas de boldo.

El extracto de té verde, menta, milenrama, arándano y posiblemente también comino negro también puede ser utilizado.

Un hígado débil afecta muchas otras funciones corporales. También son interesantes las plantas medicinales contra la debilidad defensiva y el edema. En particular, los agentes de las tuberías de agua ayudan a combatir el agua en el estómago y las piernas.

Terapia hepática indonesia

La Medicina natural para hepatitis B tradicional indonesia utiliza especias de cúrcuma para las enfermedades hepáticas. Es muy alentador ver que la proliferación de virus también se ralentiza con la cúrcuma en experimentos de cultivo celular.

Los virus simplemente se bloquean e infectan las células del hígado con menos eficacia. Los medicamentos convencionales o los agentes curtientes del té verde incluso mejoran el efecto. Pero al final, la terapia sigue siendo incierta porque la sustancia activa no ha sido probada clínicamente.

La biodisponibilidad de la curcumina es también muy baja en la práctica. No obstante, estimulará la investigación sobre sustancias activas similares.

Remedios caseros y consejos para la vida diaria

Remedio casero, una excelente medicina natural para hepatitis B.

Almohadillas calientes y húmedas.

Al hígado le gusta estar calientito. En caso de molestias, las almohadillas calientes y húmedas en la parte superior del abdomen ayudan, ya que el calor húmedo en particular se transfiere bien a los tejidos.

Esto estimula la circulación sanguínea y apoya el metabolismo hepático amenazado. Una toallita caliente es rápida de usar, una bolsa de heno es ideal.

Así es como se hace: Llena una cacerola con agua y coloca un colador en ella. Ahí es donde está la bolsa de flores de heno. No debe estar directamente húmedo. Cubre la olla y llevar el agua a ebullición.

El vapor caliente y húmedo calienta el heno dulce. Pero ten cuidado: antes de acostarte, comprueba la temperatura con las manos. El saco de heno no debe estar demasiado caliente.

Beber sano con té de hígado

En caso de distensión hepática, introduce una pequeña ceremonia diaria del té: de una a tres tazas de té de hígado apoyan la función restante. Los componentes típicos son: cardo mariano, hojas de alcachofa, hierba de humo de tierra, raíz amarilla de Java, raíz de diente de león, hojas de boldo.

Así es como se hace: Vierte agua hirviendo (unos 150 ml) sobre una cucharada de té por taza. Escurre después de 10 a 15 minutos y bebe después de la cena.

Pruebe esta medicina natural para hepatitis B y compruebe por sí mismo lo eficaz que puede ser.