Saltar al contenido

Alivia el Dolor de Artritis Utilizando el YOGA

El yoga combina prácticas físicas, psicológicas y religiosas a través de medios como las posturas, la meditación y el control de la respiración.  Es ampliamente practicado y conocido, y el yoga se originó en la India para la comodidad y la salud.

Hay varias ventajas en la práctica del yoga.  Se ha demostrado que alivia la depresión, aumenta la flexibilidad, mejora la circulación y la respiración, fortalece los huesos y los músculos, fomenta la reducción de peso, restaura la vitalidad, reduce la inflamación y mucho más.

Por eso, el yoga puede beneficiar a quienes sufren enfermedades inflamatorias crónicas, como la artritis reumatoide:

Artritis Reumatoide Que es

La artritis reumatoide (AR) es un trastorno autoinmune, una condición en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error a las articulaciones.

Cuando las articulaciones son atacadas por las células inmunes, los tejidos de las articulaciones se engrosan, resultando en dolor, rigidez e hinchazón.

La artritis reumatoide puede conducir a un daño en el cartílago que protege y cubre los extremos entonces, de sus huesos a los huesos.

La artritis sólo va a empeorar con el tiempo, resultando frecuentemente en dolor e hinchazón deformada.

Las articulaciones más comúnmente afectadas por la artritis reumatoide están en las manos, rodillas, pies, codos, muñecas y tobillos.

El trastorno afecta a componentes del cuerpo que son simétricos, lo que significa que si una mano se ve afectada, otra se cambia.

La artritis no es una enfermedad inusual.

Aproximadamente 1,5 millones de personas en América tienen AR, y afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres.

Debes saber que hay métodos para ayudar a mantener la enfermedad en caso de que te diagnostiquen artritis.

Un método es la meditación.

Yoga y meditación para la Artritis

La artritis reumatoide es un desorden inflamatorio, lo que significa que se agudizará en momentos de presion, ansiedad o fustracion.

El yoga es una maravillosa técnica de manejo de la ansiedad que podría ayudar a mantener reducidos los niveles de hormonas del estrés, y así evitar los brotes de artritis reumatoide.

Los estudios indican que los profesionales del yoga tienden a ser más inmunes a las circunstancias estresantes, reduciendo el riesgo de enfermedades.

La flexibilidad aumenta, combatiendo con la rigidez que atrae la artritis.

yoga para la artritis reumatoide

8 Ejercicios de Yoga para Aliviar la Artritis Reumatoide.

Muchos estudios fomentan la tradición del yoga por sus beneficios mentales y físicos para las personas con artritis.

Hay varias escuelas de yoga, y no todas son valiosas, una vez que tiene que ver con la AR.

Elija el Hatha Yoga, el Iyengar Yoga o el Yoga Restaurador cuando busque el yoga para la AR.

Puedes Leer:   Las mejores plantas anti-imperfecciones - Consejos prácticos

Contenga los movimientos del yoga en su rutina diaria para el manejo de la enfermedad que continúa.

Posición Descanso Tranquilo

Preste atención a la meditación de ejercicios o a su respiración usando una postura sentada.

Encuentre un lugar que sea acogedor y siéntese a descansar.

Inhale y exhale por la nariz, o inhale por la nariz y exhale por la boca.

No intentes controlar tu respiración: simplemente toma nota de que estás respirando en el instante.

¿La respiración es rápida y poco profunda?

¿Lenta y profunda?

Nota cómo podría cambiar con el tiempo.

2. Postura de la Guirnalda

Espalda, nalgas, estire las piernas y las muñecas junto con la postura de la guirnalda.

Siéntese en cuclillas con los pies y divida los muslos más ampliamente.

Exhalen e inclínense hacia adelante, presionando los codos.

Junten las palmas de las manos y empujen contra las rodillas.

Mantengan la postura durante al menos 30 segundos.

3. Postura el Señor de lo Peces

Para aquellos que experimentan rigidez en la columna vertebral debido a la AR, esta postura puede ayudar a estirar la flexibilidad.

Siéntese en el suelo con las piernas estiradas.

Doble las rodillas y coloque los pies en el suelo, luego deslice el pie izquierdo en la superficie de la cadera debajo de la pierna.

Ponga el exterior de la pierna en el suelo.

Traiga su pie derecho y luego póngalo en el suelo fuera de su cadera.

Su rodilla derecha debe aparecer hacia el techo.

Exhale y gire sobre su muslo derecho.

Presione su mano contra el suelo detrás de su nalga y coloque la parte superior de su brazo.

Tire del muslo hacia el pecho.

Presione el pie y alargue el pecho.

Girando la cabeza, gire el torso.

Con cada giro, gire.  Mantenga la postura durante al menos 30 segundos y luego repita en el lado opuesto.

4. Postura Bridge

Esta flexión de espalda estira los muslos y abre el pecho, atrayendo la circulación de la sangre.

También ayudará a fortalecer los hombros y los tobillos.

Flexione las rodillas y coloque los pies en el suelo, con los talones cerca de las nalgas.

Exhale, presionando los brazos y los pies y empuje el coxis hacia arriba, levantándolos y reafirmando las nalgas.

Manteniendo los pies paralelos y los muslos, agarrar las manos y estirar los brazos.

Levante el mentón y el torso mientras mantiene esta postura por un mínimo de 30 minutos, reafirmando los brazos.

Suéltelos lentamente, bajando por la columna vertebral.

 

5. Postura Camino de Gato o Vaca

Esta circulación ayuda a restaurar la flexibilidad y alivia el dolor en la columna vertebral.

Puedes Leer:   Maquillaje para verse más joven - 5 valiosos consejos

Empieza en posición de arremetida junto con las rodillas directamente debajo de las muñecas y las nalgas y los codos directamente debajo de los hombros.

Vuelva a la mesa, levante el torso y la rabadilla y deje que su estómago se hunda al inhalar.

Repite unas 20 veces.

6. Postura del Presidente

Aumenta el equilibrio, refuerza los muslos y los brazos, y aumenta la circulación de la sangre.

Inhala y levanta los brazos sobre la cabeza, las palmas de las manos o combina las palmas.

Las rodillas expandirán los dedos de los pies, de modo que formen un ángulo ideal y el pecho se inclinará hacia adelante.

Mantén la columna recta y mantén la postura durante un mínimo de 30 segundos.

7. Postura del Arbol

Esta postura ayuda a fortalecer también los músculos y el corazón en y alrededor.

Desafía tu coordinación y equilibrio, pero te ayuda a seguir después de terminar de hacer esto.

Párate con los pies y las palmas de las manos frente a tu centro.

Desplace su peso hacia su pie derecho levantando el pie.

Ponga su pie en la parte interior de su pantorrilla con su rodilla.

Agarre su pie.

Si se siente lo suficientemente seguro, levante su pie para que la planta del pie izquierdo esté contra su muslo derecho.

Mantenga la postura durante al menos 30 minutos y luego repita en el lado opuesto.

8. Postura Piernas Arriba

Esta es realmente una excelente pose para aliviar la inflamación de las rodillas, las caderas, los tobillos y los dedos de los pies.

Necesitará una manta o una toalla como apoyo.

Comienza con cinco o seis pulgadas.

Acuéstese y doble las piernas hacia arriba.

Ajuste la manta que le está proporcionando apoyo en este momento.

Si no puede enderezar las piernas, manténgalas ligeramente dobladas.

Descanse las manos en el pecho, apoyando la cabeza o a los lados. Respire mientras mantiene la postura durante un mínimo de un minuto, más bien.

Deslice lentamente los dedos de los pies antes de levantarse y luego acuéstese de costado para obtener un par de respiraciones.

Usando las manos para empujarse del suelo y gradualmente ponerse de pie:

En Resumen:

la verdadera clave es siempre hacer lo que parece bueno.  Las posturas de inversión y estiramiento deben causar suspiros de alivio, no gritos de dolor. 

Estas poses ayudan a mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la posición en su vida.

Asegúrese de mantener informado a su médico si decide probar algo nuevo.

Siga así y podrá darse cuenta de que el yoga es el regalo que sigue dando a la mente su propio cuerpo y alma.