5 Grandes Vitaminas para Fortalecer las Salud de los huesos

Para tener unos huesos fuertes (y, por supuesto, unas articulaciones fuertes), es fundamental e imprescindible seguir una dieta sana y equilibrada basada en el consumo de alimentos lo más frescos y naturales posible.

 

Por lo tanto, es importante comer frutas y verduras frescas, cereales y frutos secos todos los días.

Cada semana deberíamos comer varias veces alimentos sanos como las legumbres, frutas y verduras.

 

Y es que seguir una dieta equilibrada es siempre la mejor opción a la hora de aportar a tu cuerpo los nutrientes esenciales que necesita cada día para funcionar correctamente y, en definitiva, realizar todas las funciones necesarias para su propia supervivencia.

vitaminas-en-pastillas

 

Si bien es cierto que los minerales para los huesos son sumamente importantes las vitaminas son vitales para los huesos.

 

¿Quieres tener huesos fuertes? Necesitarás una variedad de vitaminas, minerales y nutrientes para conseguirlo.

Aquí están los más importantes.

 

Vitaminas para los huesos

Vitamina D

Esta vitamina es esencial para que el intestino absorba eficazmente el calcio para construir huesos fuertes.

La falta de vitamina D también provoca debilidad y dolor muscular.

En un estudio de Minnesota sobre 150 pacientes con dolor musculoesquelético persistente que no respondían al tratamiento estándar, todos los pacientes mostraban una deficiencia de vitamina D.

El cuerpo produce vitamina D cuando se expone la piel al sol: aproximadamente el 90% de su consumo proviene de ahí.

Algunos grupos de personas, los ancianos y los que permanecen en casa, no reciben suficiente luz solar para producir cantidades adecuadas de vitamina D.

Estas personas deberían tomar un suplemento de vitamina D.

Sin embargo, la mayoría de las personas deberían obtener suficiente de la luz solar y la dieta.

Unos 15 o 30 minutos de luz natural en la cara y los brazos cada día durante el verano son suficientes para acumular la vitamina D que necesitas durante un año.

Los alimentos que contienen vitamina D, como el aceite de hígado de pescado, aportan el último 10%.

la-vitamina-d-solar

Vitamina K

Las investigaciones sugieren que la vitamina K ayuda a los huesos a fijar los minerales que necesitan, como el calcio.

Puedes Leer:   El mejor internet de México 2020

Las bacterias buenas del intestino producen alrededor del 80% de la vitamina K que necesitas, el resto proviene de los alimentos, como las espinacas, el brócoli, la col rizada, la col y los berros.

 

Vitamina C

Esta vitamina ayuda al cuerpo a producir colágeno, una proteína que se encuentra en los huesos, los músculos y otros tejidos.

Es un antioxidante que refuerza el sistema inmunitario.

En contra de la creencia popular, la densidad ósea no está relacionada únicamente con el calcio.

Investigadores estadounidenses han descubierto que cuanta más vitamina C consumen los hombres, más fuertes son sus huesos.

La vitamina C se encuentra en la mayoría de las frutas y verduras, pero algunas son especialmente ricas en ella.

Come kiwis, naranjas y frutos rojos.

Entre las verduras, la col es especialmente rica en vitamina C.

Pero consúmela cruda, en ensalada, porque la cocción destruye casi por completo esta vitamina.

Alimentos-con-Vitamina-C
Alimentos-con-Vitamina-C

Calcio

Es el mineral más importante para tener unos huesos fuertes: tu cuerpo contiene alrededor de 1 kg (más de 2 libras) de calcio, el 99% del cual está en tu esqueleto.

El calcio también es esencial para la coagulación de la sangre, la contracción muscular y la función nerviosa: si no se obtiene suficiente, el cuerpo extrae el calcio de los huesos para alimentar los músculos, el corazón y los nervios.

Esto debilita tus huesos y te pone en riesgo de fracturas y osteoporosis.

Las alubias y las legumbres, algunas verduras verdes, los frutos secos y las frutas contienen calcio.

Asegúrate de saber cuánto calcio necesitas y cuánto hay en los alimentos que consume.

 

Magnesio

Este mineral desempeña un papel importante en la salud de los huesos y los músculos.

Promueve y regula la hormona paratiroidea, que estimula la absorción de calcio por los huesos.

La carencia de magnesio afecta a la calcificación de los huesos, lo que provoca su debilitamiento.

Aproximadamente la mitad del magnesio del cuerpo se encuentra en los huesos, pero la mayor parte del resto está en las células de los tejidos y órganos, donde equilibra una serie de reacciones bioquímicas.

Puedes Leer:   Té para diábeticos - 6 deliciosas opciones

Algunos de ellos tienen que ver con la función muscular y nerviosa, y si sus niveles de magnesio son bajos, sus músculos se agarrotarán y se producirán espasmos.

Buenas fuentes de magnesio son las nueces de Brasil, las semillas de girasol y sésamo, los plátanos, los piñones, los anacardos y las verduras de hoja verde oscura como las espinacas.

 

Fósforo

Un buen equilibrio de calcio y fósforo, en forma de fosfato de calcio, es necesario para tener unos huesos fuertes.

El fósforo también es esencial para la contracción muscular y la regulación de otras vitaminas y minerales, como la vitamina D, el magnesio y el zinc.

El fósforo se encuentra en muchos alimentos, incluidos los productos naturales.

Es raro que se acabe.

Pocas personas tienen que preocuparse por obtener más fósforo en su dieta; de hecho, si su nivel es demasiado alto, el cuerpo recurre al calcio de los huesos para unirse al fósforo y, en última instancia, eliminarlo del torrente sanguíneo.

 

Potasio

Presente en las frutas, las verduras y las legumbres, especialmente las de hoja verde, el potasio regula la función muscular y nerviosa.

Unos niveles insuficientes pueden provocar debilidad muscular y calambres.

También equilibra los niveles de sodio (sal) y ayuda a equilibrar el agua de las células.

El potasio previene la pérdida de calcio en las mujeres menopáusicas compensando los efectos de una dieta rica en sal.

 

Otros oligoelementos

Los huesos contienen pequeñas cantidades de minerales como boro, zinc, manganeso y cobre.

Estos oligoelementos desempeñan un papel secundario, pero importante, en el mantenimiento de unos huesos y músculos sanos.

 

El zinc ayuda a normalizar una serie de enzimas de construcción ósea

El boro (frutas y frutos secos, verduras y legumbres) mejora la resistencia y la estructura de los huesos.

El cobre y el manganeso (presentes los frutos secos y las verduras de hoja verde) intervienen en la formación de los huesos.

 

Ahora que conoces las vitaminas y minerales que necesitas para fortalecer tus huesos, no dudes en consumirlos, principalmente de formas naturales para fortalecer aun mas tus huesos y tu cuerpo.